Fotograma al inicio de la pelicula“(500) días con ella” (en español), producida en el año 2009, protagonizada por Joseph Gordon-Levitt (Tom) y Zooey Deschanel (Summer), dirigida por Marc Webb. Hace poco la vi y pasó enseguida a la lista de mis películas favoritas, entra en la categoría de comedia romántica, pero no es esa clase de comedias cliché en la que los protagonistas se conocen, se enamoran, pasan por ciertas adversidades y zaz!, al fin tienen su final feliz como pareja y vivieron felices para siempre. Esta película como lo advierte ella misma “es una historia de un chico que conoce a una chica…. Pero no es una historia de amor”, todo lo contrario, es una historia sobre un mal necesario y obligatorio en la humanidad “el despecho y el mal de amor”, un tema que me encanta, y es que, ¿a quién en la vida no le han roto el corazón?, seguramente al que nunca haya amado… un corazón roto es “pan nuestro de cada día” y por supuesto, de mi consultorio… La película muy bien hecha, muestra conjuntamente como se inicia y como termina la relación, por lo tanto no es una historia lineal, muestra escenas de atrás hacia delante, característica que nos hace perder en ciertas películas, pero en esta no sucede porque te muestra el número del día al comenzar la escena y es sumamente fácil seguir el hilo de la historia.

Voy a contar un poco sobre la película (advertencia: si no la has visto no sigas leyendo), Tom es un joven que trabaja en una empresa dedicada a la creación de tarjetas de felicitaciones, es sumamente creativo, con un carácter tranquilo y noble, arquitecto, paisajista, artista nato, conformista con su ocupación porque su sueño real es la arquitectura (nota fuera de tema: el actor me cae súper bien desde que lo vi en Inception). Conoce a Summer cuando ésta ingresa a laborar en su empresa como asistente del jefe, y en el momento que Tom la ve fue amor a primera vista, inicialmente porque es hermosa, y no es como una chica del montón, es diferente, original, ella le hace saber que le gusta su misma clase de música, el flechazo se da instantáneamente cuando el ve que tienen esa afinidad, ya que Tom ama la música (la mayor parte de la película anda con sus audífonos).

Luego de conocerse en la oficina, una salida en grupo, ella se hace la difícil, él es algo tímido para abordarla, a su mejor amigo en estado de ebriedad se le escapa decirle a summer que Tom gusta de ella… como consecuencia ella termina abordándolo a él con besos apasionados en la oficina de fotocopiado. Pero Summer es un espíritu libre, algo excéntrica, hija de padres divorciados, proyecta sentimientos fuertes sobre el divorcio de sus padres, por lo tanto se muestra escéptica ante las relaciones, amor y matrimonio, se observa hermética con el mundo exterior, y más en situaciones amorosas donde observa que pudiera reproducir la desilusión de una separación dolorosa, en su mente hay una distorsión cognitiva sobre las relaciones amorosas partiendo de su roll model más próximo, sus padres. Entonces Summer se impone como norma, y desde un principio pone las cartas sobre la mesa diciendo “no busco novio, pareja ni nada serio”, el mejor amigo de Tom responde a esto “eres un hombre”… claro, una cuestión social machista, más común en hombres que en mujeres. La relación se torna divertida, romántica, se puede observar como poco a poco Tom se deja llevar por la flecha del eros y cae perdidamente enamorado de Summer, es gracioso ver como en su mente baila y canta enamorado por las calles y plazas de L.A. cual princesa encantada de Disney. Este la idealiza, la endiosa, la ve perfecta, la mujer de sus sueños, características típicas en el proceso de enamoramiento, es como un embelesamiento bioquímico, deliciosamente adictivo, al comienzo de una relación es difícil ver los defectos en la pareja porque las hormonas bajan el cociente intelectual y la capacidad de observación, en pocas palabras el enamorado se vuelve algo tonto, bruto, ciego y sordomudo como la canción de Shakira,  además la idealización tiene un efecto rebote, la desilusión… Lamentablemente Summer no estaba en sintonía con los sentimientos de Tom, y decide terminar la relación. Tom desahuciado solo quiere recuperarla, y se ahoga en sus recuerdos, y es aquí cuando se puede observar cómo los seres humanos pasamos sin saltar si quiera una, las fases del duelo en la ruptura de la relación de pareja, estás son: 1- Negación y Aislamiento, 2- Ira, 3-Depresión, 4- Aceptación.

Hay dos escenas que me maravillaron en la película, una es cuando va dispuesto a recuperar a Summer en una fiesta que ella organiza, en la pantalla se ve la doble escena una es sobre la “Expectativa” (una velada ideal donde vuelven a ser novios) y la otra es la “Realidad” (todo lo contrario a lo que esperaba) situación que lo lleva a de decepción.

una escena especial de la pelicula

Expectativa vs. Realidad

Pero toca fondo realmente cuando le ve un anillo de compromiso a Summer, allí nos presenta la segunda escena que es realmente fascinante cuando sale a la calle desconsolado ante la trágica noticia, se detiene en medio de la calle, los edificios y la ciudad en general se comienzan a convertir en un dibujo a mano alzada en papel blanco y a lápiz (como sus dibujos de la ciudad), poco a poco todo se va difuminando como una suave niebla, expresando su sensación de quedar en una especie de limbo, solo en la nada…  Luego, (etapa numero 2: Rabia), salen sus más oscuros pensamientos y sentimientos, el odio hacia Summer…  no le importa nada, ni su trabajo, al cual renuncia gritándole a su jefe cuando están en una reunión creativa de tarjetas que todos son unos hipócritas, empezando con el mismo…

Tom al tocar fondo, habla con su hermana menor (pareciera la voz de su conciencia), ésta la hace entrar en razón cuando le dice: “cuando mires atrás en tus recuerdos mira bien, no todo era perfecto, por el contrario”, y es cierto, Tom solo recordaba los momentos idílicos de su relación con Summer, no recordaba los momentos negativos que llevaban a discusiones, y es allí cuando comienza a trabajar los pasos para la resolución del duelo: 1- Reconocer, 2- Reaccionar, 3- Recordar, 4- Readaptarse, 5- Repararse, 6- Restituirse.

Reconoce que la relación era muy dispareja, ella desde un principio no quería una relación, ni creía en el amor, se  mostraba indiferente ante su compañía, lo que en un inicio era divertido al final ya no lo era, entre otras cosas más. También reacciona al querer comenzar desde cero su vida, buscando motivación en su pasión por la arquitectura, y finalmente busca readaptarse al mirar otras chicas y de nuevo abrir las puertas del corazón que ya ha sanado.

Esta película la recomiendo 100% a los corazones rotos y almas despechadas para que les sirva de motivación a seguir a delante con sus vidas, porque la vida es muy corta y siempre continúa, además que bueno que el que no nos ama se fue, y lo mejor es que se vaya bien rápido para darle cabida a ese nuevo amor que está por venir, ”borrón y cuenta nueva”, una nueva oportunidad para enamorarse y ser feliz.

Anuncios